La comodidad de la puertas automáticas

Hace unos años para entrar en auto a un garaje era necesario bajarse, abrir el portón, ingresarlo y volver a cerrar, o ese trabajo le tocaba a quien en ese momento oficiaba de acompañante. Lo peor en un día de frío o de lluvia era ser el destinatario de esa tarea. Por este tipo de cuestiones, por moda, por tecnología y por comodidad es que las puertas corredizas se han abierto paso dentro del diseño y de la arquitectura.

De esta forma, con sólo apretar un botón, te salvarás de tener que bajarte y podrás tener más comodidad para ti y para los demás.

En el caso de las puertas corredizas, se da una particularidad y es que hay diferentes y muy variados niveles de sofisticación. Es decir, se encuentran aquellos que tienen muy poco grado de automatización y aquellos que tienen un montón de funciones y cualidades, condiciones que variarán de acuerdo a la puerta que tengas, o quieras tener, y de acuerdo al dinero que estés dispuesto a invertir.

Otra de las ventajas de este tipo de puertas es que suelen ser muy nobles, duraderas y fáciles de usar, por lo que suelen ser las seleccionadas en caso de edificios o puertas de empresas que tienen mucho tránsito y mucho uso.

Una particularidad muy importante de esta automaticación es que el peso y la densidad de las puertas que se pueden movilizar con estos sistemas son muy variadas, y van desde 200, hasta más de 2000 kilos. Se trata de puertas muy pesadas, con un motor ya no tan pequeño y disimulable, pero sí muy efectivo.

En caso de que sea utilizado para una empresa o un edificio, es decir, para muchas personas y no para un domicilio familiar, hay que saber que muchas de las empresas que las comercializan las venden sin los mandos a distancia, por lo que los usuarios deberán comprarse uno, que ronda aproximadamente los 30 euros. Estas suelen ser las recomendadas para puertas comunitarias, pero es necesario asegurarse y asesorarse de acuerdo a lo que incluyen y lo que no, porque algunas pueden venir con el cuadro y las terminaciones, o la cremallera de acero y en otros casos todos estos accesorios tienen que ser comprados por separado, generando que el gasto o la inversión se incrementen aún más.

Algunos avisos, hablar de 600 euros en las más pesadas y potentes, mientras que las otras tienen precios más económicos.

Vía